Nadie se cruza por azar en tu vida HAZ CLICK AQUI

Para ser uno mismo y encontrar nuestra verdad personal, necesitamos aprender a escuchar todo y a dudar de todo, tener una reflexión crítica de la vida y de todo aquello que nos presentan como verdades absolutas. No siempre somos conscientes del aprendizaje que obtenemos de la vida, pero cuando aprendemos el cómo aprendemos, se vuelve más profundo.

Todo lo que soy, proviene de todas y cada una de mis experiencias de vida. Aprendemos a gozar y a sufrir a partir de las experiencias de dolor y de gozo. Así mismo, se aprende a ser feliz o desdichado siendo uno mismo, rechazando o aceptando lo que somos y corriendo el riesgo de transformarnos en aquello que queremos llegar a ser.

En cada experiencia de vida, agradable, desagradable, triste o feliz, existe la semilla para cosechar una aprendizaje. Cada quien decide que quiere hacer con esa semilla: guardarla para que no se desgaste, quemarla, sembrarla para que florezca, comerla entera sin masticar y sin digerir o desecharla con actitud despectiva.

Lo más valioso que se puede aprender es a ser-uno-con-el-mundo. El aprendizaje consiste en asimilar las experiencias de la vida y convertirlas en parte de uno mismo, de lo que somos. El aprendizaje no es tal si no nos transforma o si no nos ayuda a actuar de manera diferente. Sin embargo, no basta con tener experiencias para aprender, hay que vivirlas, asimilarlas, integrarlas al propio ser.


Last modified: Sunday, 21 January 2018, 12:52 AM