Para sanar nuestro niño interior es necesario abrazar nuestras heridas, desde el adulto que somos.

Somos hijos del pasado y padres del futuro.  

En este taller trabajamos, además, las 7 vivencias de John Bradshow para sanar al niño interior: Confiar, aceptar, shock, ira, tristeza, remordimiento y soledad.