Esta especialización está diseñada para formar un profesional de alto nivel de excelencia, capacitado para afrontar las exigencias terapéuticas de niños, niñas y adolescentes con trastornos del desarrollo o problemas emocionales a través de los procesos de prevención, diagnóstico e intervención con competencias para integrar equipos multidisciplinarios de investigación y para resolución de conflictos relacionados con esta población y su contexto socio-educativo.